Tata Group: Cuando el éxito es impulsado por la pasión por la irrupción

Muchas empresas hacen una cosa realmente bien. Pero Tata Group hace muchas cosas bien, una propuesta mucho más difícil.

Tata se fundó en 1868 como una operación industrial mixta que incluía la elaboración de acero y la producción de energía. Desde ese entonces, la empresa se ha ramificado implacablemente en el espectro de la industria, desde fábricas textiles a hoteles de lujo hasta la fabricación de bienes de consumo como jabón y aceite de cocina. A mediados del siglo 20, Tata había iniciado una aerolínea, una empresa automotriz y una consultoría de negocios, todas con el nombre Tata.

El éxito se encuentra claramente impulsado por la pasión de la empresa por irrumpir en industrias adormecidas y adquirir marcas menospreciadas – Tata ahora es dueña de Tetley Tea y Jaguar, por ejemplo. Sus 30 divisiones que cotizan en bolsa tienen una capitalización de mercado combinada de más de $130 mil millones.

Mientras persigue su propia riqueza, la empresa se concentra fuertemente en el desarrollo del poder económico y la infraestructura de India al tiempo que promueve cuestiones medioambientales y de educación. Mientras tanto, un grupo de tecnología central gestiona el funcionamiento intenso de investigación y desarrollo de la empresa mientras evangeliza programas de tecnología en las subsidiarias de la empresa.

Como mínimo, Tata de seguro sabe cómo mantener a su equipo de gestión involucrado: En 147 años, la empresa solo ha tenido ocho presidentes distintos.

En la función multiparte con WIRED Brand Lab, observamos ocho marcas globales que se destacan por su espectacular reinvención. Visite las ocho historias de la serie aquí.

Rahil Arora conduce el programa "Customer Stories" (Historias de los clientes) de Lenovo.