Es una de las empresas de videojuegos más conocida, pero Nintendo no comenzó con el nacimiento de Super Mario. La historia empresarial de Nintendo de hecho se remonta a 1889, y la creatividad no ha dejado de fluir desde entonces.

Nintendo siempre se ha basado en los juegos, pero en el 1800 eso significaba naipes, no electrónica. Los naipes eran su único negocio hasta 1963, cuando se ramificó en un gran grupo de nuevas industrias. Algunas de estas, como los juegos de mesa y libros, tenían sentido. Otras, como vender una marca de arroz instantáneo, comercializar una aspiradora robot, y operar un servicio de taxis, no encajaban exactamente en el molde. El patrimonio de Nintendo flaqueó en los 60 luego de que una cadena de estos emprendimientos comerciales desacertados falló.

Sin embargo, la gerencia de Nintendo sabía que los naipes no mantendrían a la empresa viva por siempre y siguió febrilmente repitiendo la diversificación. El éxito llegó finalmente cuando Nintendo encontró un compañero más natural: los juguetes para niños. Si bien comenzó con productos económicos de plástico, Nintendo ingresó en las actividades de electrónica a mediados de los 70 con el surgimiento de las computadoras personales. Para 1977, había lanzado su primer sistema de juegos doméstico, un competidor primitivo de Pong que fue el primer paso hacia la transformación de Nintendo en una sensación mundial.

Este año, el plomero más famoso de los videojuegos, Mario, celebra su cumpleaños número 44, mientras que sus creadores recuerdan las más de 200 millones de unidades de videojuegos vendidas con su cara sonriente y bigotes.

En la función multiparte con WIRED Brand Lab, observamos ocho marcas globales que se destacan por su espectacular reinvención. Visite las ocho historias de la serie aquí.

Rahil Arora conduce el programa "Customer Stories" (Historias de los clientes) de Lenovo.