Estoy sentado en el auditorio en el último día de Trojan Horse was a Unicorn (THU), es el mes de septiembre, en Tróia, Portugal. Y pienso: “¿Cómo llegué hasta aquí?”  

Trojan Horse was a Unicorn no estaba en verdad en la lista tradicional de las exhibiciones a las que asisten en general los proveedores de estaciones de trabajo del mercado de entretenimiento y multimedia. Es decir, ¿qué clase de nombre es ese?  

Y aún así, en el último día de THU, puedo decir sin dudar, que ser el principal auspiciante fue muy valioso, tanto para el negocio de estaciones de trabajo de Lenovo como para mi a nivel personal.

Pero, otra vez, ¿cómo llegué allí?

Hace algunos años, mientras buscábamos tener un mayor enfoque en la industria del entretenimiento y de multimedia; un cliente, amigo, dínamo de los efectos visuales y miembro de la tribu THU, Allen Bolden, nos presentó la leyenda de esta industria y el ganador del premio de la academia, Scott Ross. Él sintió que Scott realmente podía ayudarnos a comprender mejor los desafíos que enfrentan los artistas digitales, y cómo nuestra tecnología puede jugar un rol importante en resolver algunos de esos desafíos.

Desde esa presentación, Scott ha sido para nosotros un consultor invaluable. Pero cuando comenzamos con nuestra relación, dijo: “Deberían considerar auspiciar un evento que se llama Trojan Horse was a Unicorn”.  

El plan de marketing y presupuesto para el año había finalizado, por lo que respetuosamente, rechacé la oferta. Además, ¿qué clase de nombre es ese?

Un año después, continuamos trabajando con Scott, y él dijo: “Realmente deberían considerar ser auspiciantes de Trojan Horse was a Unicorn”.

Bien, como Scott nos había ayudado tanto con nuestro negocio el último año, tal vez, debería aceptar.

Por ese motivo fue que Scott me presentó a André Luís. Me siento casi como un tonto escribiendo su apellido, dado que ha logrado el premio al fútbol brasileño entre los fieles de THU. Comenzamos con André la conversación y negociación. Hablando con él, rápidamente aprendí que era alguien que tenía un don para crear y fomentar una comunidad. Realmente es muy apasionado y dedicado.  

Mientras me explica qué es THU, si misión y su visión para el futuro, decido tomar la oportunidad. Esta inversión es relativamente modesta, por lo que decidimos ser los principales auspiciantes y proveerle a todo el evento los monitores y las estaciones de trabajo Lenovo.

Cuando llegué a Portugal, junto con el resto de la Tribu, vi como Scott se acercaba a la multitud, mucho de los cuales habían hecho un esfuerzo económico y viajado largas distancias para concurrir al evento. Scott dijo: “¿Están listos para ser transformados?”

La multitud explotó en aplausos, ya que todo había permanecido en secreto, hasta ahora, que sería revelado.  

En el transcurso de los siguientes días, viví asombrado. Tal como se esperaba, vi a los artistas más talentosos usando las estaciones de trabajo de Lenovo en diferentes talleres, demostraciones y batallas de arte de alto octanaje. Desde la perspectiva comercial, he hecho el doble de contactos valiosos que en cualquier otro evento o exhibición de la industria.  

Pero hay muchísimo más que eso.  

Cada mañana, los grupos de jóvenes artistas, optimistas, exhaustos de las numerosas fiestas de la noche anterior, se reunían alrededor de Knights, o lo que THU llama “artistas profesionales y exitosos”. Discutían sobre arte, pero también sobre inseguridades, dificultados, pasiones y el deseo se der escuchado e inspirar. Sólo cuando los miraba de lejos, entendía en lo que verdaderamente nosotros,  Lenovo, habíamos invertido.

Estábamos invirtiendo en esas personas que pueden llegar al alma de los demás.

Y es en ese momento en el que me transformo.

A finales del milenio, A&E Biography transmitió un documental enumerando las 100 personas de mayor influencia de los últimos tiempos, basándose en entrevistas con un panel de expertos de todos los diferentes campos de estudio, desde política, hasta ciencia y arte.

Según mis cuentas, 17 de las personas de la lista pertenecen a las artes, incluyendo a Louis Armstrong, Walt Disney, Wolfgang Amadeus Mozart, William Shakespeare y Steven Spielberg.  

Pero en el documental, no se encontraban sólo los artistas de hoy comentando sobre el impacto de estos pioneros. Muchos de los científicos y políticos extraordinarios de la actualidad también discutían sobre el enorme impacto de estos artistas en la historia, como también el hecho de que han sido una inspiración para sus propios logros.

Claramente, los otros 83 nombres de la lista tienen una deuda de gratitud con los artistas; sin ellos, no habrían podido inspirarse para lograr su grandeza.  

El mundo necesita esas personas que lleguen al alma, necesita inspiración: THU es donde los “inspiradores se inspiran”.  

Por lo tanto, aquí estoy, sentado en el auditorio de Lenovo en el último día de THU, recordando cómo llegué a este lugar y absorbiendo todo lo que he visto y experimentado, viendo mi itinerario para leer el título de la última sesión: “El comienzo del fin”.  

André y Scott suben al escenario y explican que lo que el evento le ha dejado a André es mucho, a nivel emocional, mental y financiero.

Miro al auditorio y veo shock y tristeza genuinos. La Tribu comparte las lágrimas de André, ya que este, al parecer, es el final.

Sentado allí, escuchando, me siento desconcertado.

¿Lenovo ha invertido en esta comunidad tan unida y ya terminó?  

¿Me he transformado y esto es todo?

En el transcurso de las próximas semanas, mi desconcierto y mi enojo se van aquietando. André recupera su energía y hablamos sobre el futuro de THU. Queda claro, THU no puede morir.   

Entonces, ¿por qué invertimos fuertemente en THU? Porque aquellos que pueden llegar al alma no sólo necesitan la herramientas para que sus pasiones cobren vida, sino también un lugar donde poder inspirarse.

Lenovo se encuentra posicionada para brindarles ambas cosas.

THU es bueno para los artistas, para el negocio de Lenovo y para mi alma.