En la economía actual dominada por la tecnología, tus elecciones informáticas pueden impactar de manera directa la productividad de tu equipo de trabajo y como consecuencia de la empresa. El secreto para contar con la estrategia informática adecuada es planificar con cuidado e invertir con inteligencia desde el principio. Y el primer paso es elegir las computadoras adecuadas para tu empresa.

El encanto de las computadoras para consumidores

Muchas empresas emergentes tienden a elegir computadoras para consumidores cuando compran para sus empleados. Esto puede ocurrir por varias razones, tales como:

  • Escaso conocimiento de los rigores de la informática empresarial.
  • Diferencias poco claras entre las computadoras para consumidores y las computadoras para empresas.
  • Un énfasis excesivo en la estética.

Más importante aún, el coste más económico en apariencia de los dispositivos para consumidores hace que parezcan ser la opción correcta pero el coste total de propiedad (TCO) de las computadoras es mucho más importante, tanto como los costos de repuestos y mantenimiento de un automóvil durante su vida útil.

Según Gartner, los mayores costos asociados con las computadoras aparecen meses y años después de la compra, y a menudo exceden el precio original. El coste total de propiedad por una computadora incluye los costos de compra más los costos de repuestos, mantenimiento y soporte que son necesarios para que funcione durante un tiempo determinado. La fiabilidad y la durabilidad son fundamentales para garantizar un bajo coste total de propiedad de las computadoras. Las computadoras para empresas son superiores a las computadoras para consumidores en todos los aspectos especialmente.

Diseñadas para mejorar los beneficios para las empresas

Las computadoras para empresas están hechas especialmente para funcionar de manera fiable, eficaz y con facilidad, incluso en los ambientes de trabajo más desafiantes. Están mejor diseñadas y equipadas con características que usualmente no están o no se necesitan en los dispositivos para consumidores.

Mayor productividad: Las computadoras para empresas vienen con CPUs optimizadas para el software y las tareas relacionadas al trabajo, una memoria más rápida y discos duros para prevenir cuellos de botella en el rendimiento. Se pueden personalizar para adaptarse a las funciones específicas de la empresa y ofrecen una batería que dura y que te permite trabajar durante horas sin parar. Y una mejor tecnología de refrigeración puede garantizar que las computadoras para empresas puedan funcionar más rápido y por mayores períodos de tiempo, sin causar daños internos o pérdidas en el rendimiento por el calor.

Mayor fiabilidad y movilidad: Cuando se viaja, una computadora para empresas es mejor para conectarse a WiFi o a una banda ancha móvil debido a un diseño superior de la antena. Y porque están hechas con materiales ligeros y resistentes como fibra de vidrio y aleaciones de metal, pueden soportar años de uso y desgaste. También se someten a una serie de pruebas rigurosas para asegurar la durabilidad en cualquier ambiente de trabajo y están equipadas con tecnología de carga rápida para cargar un 80% en solo 60 minutos, por lo que no dependes de un enchufe.

Mayor seguridad y gestionabilidad: Las computadoras para empresas son rápidas y fáciles de usar y están diseñadas pensando en la seguridad. Ofrecen características de seguridad como discos duros con autocifrado, tecnología antirrobo, identificación del usuario por huella dactilar y más. Más importante aún, la mayoría de las computadoras para empresas vienen con una cartera completa de servicios que incluyen soporte técnico 24/7, extensiones de garantías y visitas in situ en caso de ser necesario. A diferencia de las computadoras para consumidores, a las computadoras para empresas se les puede realizar el mantenimiento en cualquier parte del mundo.

Planificar el futuro

También se debe tener en cuenta la etapa en la que se encuentra tu organización al momento de elegir las computadoras, ya que los beneficios que las computadoras pueden aportar a tu empresa y cómo pueden ayudar a que tu empresa progrese son esenciales.

Empresas emergentes: Las computadoras que se compran en esta etapa de crecimiento tienen que estar lo suficientemente equipadas para soportar largas horas de trabajo necesarias para poner en marcha una empresa. Además, las computadoras que se elijan deben ser muy fiables y fáciles de usar ya que la mayoría de las empresas emergentes no tienen equipos informáticos de tiempo completo.
Busca la prueba de confiabilidad MIL-spec, extensiones de garantías y protección contra daños accidentales.

Empresas de alto crecimiento: Las empresas que mantienen aproximadamente un 10% de crecimiento por año tienden a ser más sofisticadas en sus necesidades informáticas. El equipo de trabajo es más diverso y demandante. La solución para las computadoras debe ajustarse a los distintos estilos de trabajo y tareas y se debe poder actualizar sin problemas. Además, un conjunto de accesorios para la computadora elegidos con inteligencia puede ayudar a que los empleados y la empresa obtengan el valor máximo de sus inversiones en computadoras.
Busca unidades hot-swap, baterías, tarjetas gráficas y acceso a la memoria sin herramientas.

Empresas maduras: Las empresas maduras necesitan dispositivos que no solo satisfagan las necesidades actuales sino que también satisfaga las necesidades futuras. Deben optar por los productos de alta gama que ofrezcan un máximo rendimiento y un conjunto de características listas para el futuro, lo que reduce la necesidad de actualizaciones frecuentes.
Busca la última generación de CPU, sistema operativo, tecnología de visualización y almacenamiento.

Una vez que comprendas claramente tus necesidades, estarás mejor preparado para buscar computadoras para empresas que mejor se adapten a las necesidades de tu empresa.

Desde durabilidad y seguridad hasta funciones personalizadas y aplicaciones para las empresas y un paquete de servicios completo, una computadora para empresas te brindará la confianza necesaria para expandir tu empresa y concentrarte en lo que importa: tu futuro.