Siempre estamos en busca de historias geniales sobre la ThinkPad. De modo que, cuando nuestro amigo Ben nos mencionó la historia que están por escuchar, fuimos a buscar a un hombre llamado Dimitri. Lo encontramos vivito y coleando, y más que feliz de contarnos cómo su ThinkPad sobrevivió a un choque y burló la muerte.

Hola, Dimitri. Antes de hablar de lo que sucedió ese día funesto, cuéntanos un poco de ti. ¿Es verdad que vives en uno de los lugares más exóticos del planeta?
Pasé casi toda mi vida en Bruselas, Bélgica, pero me fui de Europa hará un año y medio más o menos por una oportunidad de trabajo en Mauricio, una pequeña isla nación insular cerca de la costa sudeste de África. (Soy francés y mauriciano.) Conseguir trabajo en Europa es difícil ahora, y me surgió una oportunidad bastante buena. Dejé mis motocicletas y mi querida habitación por una casa aquí en un increíble complejo con piscina.

Extraño algunas cosas de allí, como mi familia, pero no me puedo quejar: ¡vivo prácticamente en un paraíso! A lo que más me costó acostumbrarme fue al clima. Ahora, es verano. Como estamos en el hemisferio sur, las estaciones son al revés. La temperatura suele superar los 35 °C en Flic-en-Flac, donde vivo.

¡Uf! Parece que a veces te calcinas en el paraíso. ¿A qué te dedicas?
Trabajo en una empresa pequeña radicada en Seychelles que abrió una oficina aquí en Mauricio hace un año. Trabajamos en consultoría y auditoría técnica internacional y, la mayor parte del tiempo, me encargo de la dotación de personal para las misiones internacionales (para simplificarlo).

Muy interesante. Bueno, respira profundo y cuéntanos sobre el día del accidente. ¿Qué sucedió?
El accidente fue el pasado mes de julio. Volvía a casa en mi scooter ese día. Era muy, muy temprano a la mañana y choqué a un automóvil en un cruce. Fue mi culpa, sin duda. Debería haber tenido más cuidado. Pero el automóvil venía demasiado rápido a mi derecha.

Suena horrible. ¿Las lesiones fueron graves?
Lo primero que vi cuando me desperté fue mi pierna partida en dos a un ángulo muy raro. Por suerte, el hueso no salió por la carne. Vino la ambulancia y me dieron analgésicos fuertes. Casi no me acuerdo de nada, porque tuve una complicación grave: el impacto y los analgésicos causaron una neumonía y dejé de respirar durante un tiempo.

Por suerte, los enfermeros reaccionaron muy rápido y me llevaron a la sala de emergencias. Según lo que me dijeron, un par de horas después, tenía un clavo de aleación de aluminio y titanio de 38 centímetros de largo, sostenido con tuercas y pernos, insertado en mi fémur.

Lamento que hayas terminado con huesos quebrados. Nos preocupa lo que te pasó a ti (¡por supuesto!), pero debemos preguntar: ¿Qué le pasó a tu laptop? ¿Qué daños sufrió tu amada ThinkPad?
Al día de hoy, nadie puede creer lo bien que salió mi ThinkPad de todo esto. Ni siquiera pensé en ella, la verdad; no esperaba que sobreviviera. Cuando me la mostraron, no podía creer que estuviera en tan buen estado, dada la violencia del choque. Todo estaba normal y funcionaba como debía. Ni siquiera se dañó la pantalla. Solo se rompieron los biseles y el bisel base estaba partido en dos. Escuchaba el traqueteo de las piezas del gabinete adentro pero, después de remover la placa base, cayeron las piezas rotas y ya no había más ruido.

¿Dónde está la laptop ahora? ¿La sigues usando?
En realidad, se la vendí a mi tío después de que en el trabajo me dieran una ThinkPad E440.

¡Ja! Así que ya te pasaste a tu próxima ThinkPad. No me debería sorprender.
Sí, soy fanático de las ThinkPads desde que compré mi primera, una T500. Desde entonces, tuve varias: T500, L530, X240, S440, T440 y, por último, la T440p.

Nos alegra saber que te has recuperado bien y nos sentimos mejor por explotarte (es un chiste) para que nos cuentes esta historia interesante. Gracias por darnos esta entrevista. Eres consciente de que ya eras una "leyenda de ThinkPad", ¿no? Es genial. ¡Cuídate y conduce con cuidado!
¡Gracias!

Gavin O'Hara es el Editor Global de Medios Sociales de Lenovo.