Acelera tu PC inhabilitando aplicaciones que se inician automáticamente

Este informe forma parte de contenido semanal escrito por el Equipo de Contenidos de Aplicaciones de Compañía de Lenovo.

En un mundo donde cada vez dependemos más de la tecnología, pocas cosas son más frustrantes que verse demorado por una computadora lenta. Puede ser totalmente enloquecedor sentarse y esperar a que tu PC inicie, sintiéndote sin poder de hacerla funcionar más rápidamente.

Hay muchas maneras en las que puedes acelerar tu PC. Puedes liberar espacio en disco, aplicar actualizaciones del sistema regularmente y, mi preferido, salir a cazar zombies.

Otro paso que con frecuencia se desestima es inhabilitar todas esas aplicaciones molestas que se ejecutan cuando se inicia Windows, incluso cuando las usas muy poco. Es probable que no sea tu culpa que se inicien automáticamente. Es muy fácil y mecánico verificar la “opción de abrir al inicio” que ofrecen muchas aplicaciones al momento de la instalación. 

Una vez que eliminas la configuración de inicio automático, te sorprenderás en cuanto mejora el rendimiento de tu PC. Aquí te detallamos los pasos a seguir para Windows 8.1:

Comienza por abrir el Administrador de tareas

Eleva la barra de búsqueda (pasa por el extremo derecho de la pantalla o con el cursor del mouse ve al extremo derecho superior y luego muévela) y haz clic en el Administrador de tareas.

Ve a la pestaña de Inicio, donde verás una lista de aplicaciones que están configuradas para ejecutarse cada vez que inicias tu PC. Al lado de cada aplicación, verás el nombre del editor, el estado y el impacto estimado que produce en el inicio.


Luego inhabilita las aplicaciones una por una

Puedes hacer clic derecho en cualquier aplicación para seleccionar “Inhabilitar”. La aplicación aún aparecerá en la lista, pero el estado cambiará a “inhabilitada".

Sí, tendrás que seleccionar e inhabilitar los programas a mano y uno por vez, pero de esta manera puedes elegir los que con seguridad no es necesario que se inicien cuando se enciende la PC.

Si tienes muchas aplicaciones instaladas y verdaderamente frustran el tiempo que demora tu PC en iniciarse, toma una taza de café y descansa por unos minutos mientras inhabilitas la mayoría, o todas ellas. (Lo que, después de todo, puede dar como resultado que esperes menos tiempo para que la PC se inicie desde el primer momento). Es posible que primero desees eliminar las aplicaciones que ya no necesitas.

Todos somos culpable de instalar la nueva aplicación de sonido, la cual usamos una o dos veces y luego nos olvidamos. Vale la pena revisar los programas que se encuentran en tu sistema y cuántos de ellos podrían estar lentificándolo.